Afirmar que la Inteligencia Artificial está ganando terreno en prácticamente todos los sectores es quedarse corto: la IA ya ha instaurado un nuevo paradigma a nivel social, económico y profesional. No ser consciente de este cambio es, sencillamente, quedarse atrás. Centrándonos en el ámbito del mercado laboral, los departamentos de Recursos Humanos de las empresas de medio mundo están siendo los responsables de liderar el proceso de Transformación Digital de las compañías, con todo lo que ello conlleva: la planificación de los procesos de selección, la demanda de nuevos perfiles tecnológicos, la detección de las necesidades formativas de los empleados, el diseño de una buena Employee Experience… Y así hasta un largo etcétera. Dicho esto: ¿Hasta qué punto ha impactado la Inteligencia Artificial en los Recursos Humanos? ¿Es cierto que la digitalización y el Big Data han desplazado a los procesos de selección más tradicionales? Vamos a abordar estas cuestiones.

La Inteligencia Artificial se aplica en todas y cada una de las fases de un proceso de selección

Desde la publicación de la oferta de empleo y la primera criba curricular a través de los sistemas de seguimiento de candidatos (Applicant Tracking Systems), pasando por la planificación de las entrevistas de trabajo, la selección de los mejores candidatos y el seguimiento posterior de los profesionales finalmente contratados.

Es cierto que no todas las empresas han podido permitirse una completa digitalización de los procesos selectivos -mentiríamos si dijéramos que la Inteligencia Artificial es apta para todos los bolsillos- pero al menos sí han apostado por automatizar al menos una fase del proceso de reclutamiento. ¿Por qué? Muy sencillo: según este artículo del periódico online RRHH Digital, la Inteligencia Artificial optimiza las tareas del departamento de Recursos Humanos, invierte menos tiempo en conseguir los mejores resultados y, lo más importante de todo, encuentra a los candidatos más cualificados (tanto si dichos candidatos están buscando empleo de forma activa como si no). La Inteligencia Artificial, como vemos, es una auténtica inversión de futuro.

Machine Learning, Chatbots y Applicant Tracking Systems: algunas de las herramientas de Inteligencia Artificial que se aplican en RRHH

Desde el portal Modelo Currículum nos avisan de que el fin del reclutamiento tradicional está más cerca que nunca. Los chatbots o simuladores de entrevistas de trabajo no sustituyen 100% al recruiter, pero sí se ocupan de descartar a los candidatos que no cumplen los requisitos del puesto de trabajo ofertado. Del mismo modo, los ATS (sistemas de seguimiento de candidatos) utilizan sus algoritmos para detectar las palabras clave más importantes en los currículums de los aspirantes y la tecnología Deep Learning hace posible la “búsqueda y captura” de los candidatos que poseen las habilidades y conocimientos ideales para la empresa. ¡Y todo esto de una forma completamente automatizada!

Los retos de Recursos Humanos en materia IA

Uno de los desafíos más importantes es determinar cómo será la estructura de los nuevos departamentos de Recursos Humanos en materia IA (es decir: qué dejarán de hacer, qué tendrán que reforzar y, sobre todo, qué tendrán que aprender para no quedarse a la cola de la digitalización). En este sentido, los principales objetivos del departamento serán aportar una mejor experiencia al empleado y, evidentemente, un mayor valor al negocio. ¿Y cómo lo harán? Siguiendo una serie de pasos:

  • En primer lugar, comprendiendo la hoja de ruta de la compañía en cuanto a digitalización se refiere: ¿Cómo afectará la implantación de la Inteligencia Artificial a cada área de negocio de la empresa? ¿Cómo afectará este cambio a las personas que trabajan en la organización?.
  • En segundo lugar, detectando el tipo de habilidades necesarias en el equipo para abordar el proceso de digitalización: ¿Cómo formaremos a los trabajadores en plantilla para adoptar estas nuevas skills? ¿Será necesaria la contratación de profesionales más especializados?.
  • Por último, poniendo el foco en los datos, la tecnología, la multicanalidad y la agilidad a la hora de readaptar la función de RRHH a las nuevas necesidades de la Inteligencia Artificial.

Especializarse en Inteligencia Artificial ya no es un plus en el currículum: es una NECESIDAD formativa

Es posible que hace unos años hablásemos de la formación en Inteligencia Artificial como esa especialización que te dará un valor diferencial como profesional, pero a día de hoy se ha convertido en un must sin precedentes.

Además, muchas empresas reclutadoras siguen quejándose de la escasez de talento que hay en el sector tecnológico: ¿Hasta qué punto esta escasez es un problema de los profesionales que no se especializan todo lo que deberían o de los departamentos de RRHH que no terminan de atraer al profesional IT más adecuado? Es difícil -y polémico- dar una respuesta a esta pregunta, especialmente porque ambos “bandos” barren para casa.

Lo que sí está claro es que las empresas que buscan analistas de datos, analistas web, arquitectos Cloud o especialistas en Inteligencia Artificial o Ciberseguridad (algunos de los perfiles más demandados en 2021) tendrán no solo que afilar sus estrategias de contratación; también formar y reciclar a los profesionales que tienen en plantilla para alcanzar los estándares que requiere la implantación de la Inteligencia Artificial.

 

Artículo escrito por: Irene Benlloch, redactora.

es_ESES